La Falda Bien Puesta
Como vestirse bien para impactar - Asesoría de imagen para mujeres
archivoportadablog.jpg

Un Blog solo para mujeres

Un Blog solo para mujeres que quieren empoderarse y vestirse bien para impactar

¡Buscando tesoros en armarios ajenos!

La Gabardina o trench coat es una pieza que seguro has visto en películas de suspenso o relacionadas con los servicios secretos de agencias de gobiernos como el británico (¿recuerdas al Agente 007?), pero estoy segura que también en las calles y vitrinas de tiendas de ropa, en los últimos meses… En estos días de clima impredecible con lluvias, viento y sol repentinos, por lo menos en Bogotá, elegir como vestir puede volverse una locura, la prenda que decidas usar por la mañana puede ser demasiado para cuando quieras volver a casa a mediodía o por la tarde, ahí es donde tiene espacio el trench.

Es una prenda liviana pero que a la vez te abriga lo suficiente para los días fríos y si eliges el color correcto para tu armario, puede sacarte de más de un apuro; es una prenda estupenda porque te da elegancia y es versátil a la hora de combinar con tu ropero.

Encuentras esta prenda en tonos vivos, con estampados de cuadros o en colores básicos como el beige, negro y azul, éstos últimos son perfectos para que se adapten a cualquier armario; el que tengo en las fotos es UN CLÁSICO y no lo digo solamente por el color y el diseño, lo digo porque lo saqué del armario de mi suegra, pero no era de ella, era de su madre, es decir, de la abuela de mi esposo, de verdad un clásico!!

En estos días, esta prenda se ha convertido en una de mis piezas favoritas. Tenía muchas ganas de escribir sobre esto y alentarte a que hagas lo que hice yo. Explorar en los armarios de la mamá, la tía, la suegra, la abuela, porque seguro te encuentras algo para volver a disfrutar. ¿Te imaginas una foto con la misma prenda y dos o tres generaciones?

DSC08133.JPG

Hace un par de meses mi suegra, por fin me concedió el placer de ayudarle a organizar su clóset (que lo pedía a gritos) y encontré prendas de vestir de la época universitaria de ella, vestidos que usó recién casada, abrigos, blusas, chaquetas y carteras de su mamá, según me cuenta mi querido, su abuela era una Tolimense con todo el estilo y la elegancia de los años 60 y 70´s, tuvo la dicha de trabajar en esa época, en donde el machismo pululaba por el aire en la gran gran mayoría de los hogares Colombianos, ella trabajaba para el gobierno y por supuesto su imagen personal era impecable; todo esto para decirles que ese abrigo y ese bolso de las fotos son herencia de ella, quien como yo, era una Mujer petite o menudita en nuestra jerga, así que los tesoros que rescaté los adapté, al abrigo le mandé cortar con mi modista de confianza porque me quedaba abajo de la rodilla (y eso me hace ver con menor estatura), por lo demás lo dejé tal cual. Resultado, obtuve en mi armario dos piezas de tendencia y básicas: una cartera pequeña, negra y mi abrigo beige con mucha historia, sin gastar más dinero que el que pagué a la señora costurera.

No solo me traje estas dos cosas, rescaté unas blusas con bordados preciosas que te mostraré luego; por ahora te invito a que te llenes de creatividad, busques piezas clásicas en armarios ajenos y si están en buen estado les des un mejor uso, no olvides que aquí estoy yo, para apoyarte y darle otro aire a esas piezas clásicas que encuentres que no sepas como ajustar a tu estilo personal o que no tengas certeza si le quedan bien a tu figura.

Lo más importante de cada pieza de ropa que uses es que exprese quién eres, que te sientas cómoda con ella sin importar de qué marca o tienda sea. ¡Tu esencia es lo más importante!